"CIRCUS MUNDI"
Estado Final
Estado Inicial

Javier Mina (Pamplona, 27 de febrero de 1950)

Javier Mina (Pamplona, 1950). Estudios de Biología en la Universidad de Navarra y de Literatura Comparada en la Sorbona.

Escritor y pintor. Libros: Las camas de Emma(Premio Ciudad de Irún 1990), El Ojo del Cíclope (Premio de Ensayo Miguel Espinosa 2004), Vidas Paralelas (Belacqva, 2008), Tigres de papel (Premio de Ensayo del Gobierno de Navarra 2008), La mirada fósil (Tabula Rasa, 2011), Montaigne y la bola del mundo (Berenice, 2013) y El dilema de Proust (Berenice 2014), Paseo por el San Sebastián de Luis Martín-Santos (Erein, 2015).

Últimas exposiciones

2015  Ernest Lluch, San Sebastián, “La mirada del paseante”.
2013 Ciudadela de Pamplona: espacio propio en  el IV Salón del cómic
Ibercaja, Logroño, “La mirada del paseante”
2012 Autocacharrería, Pabellón de Mixtos de la Ciudadela (Pamplona)
“Ante el monte y por el monte”, CVC (San Sebastián)    
Galería Arteko (San Sebastián) Libro de artista “El Paseo”
2011 “Suites Friedrich-Macke”, Sala Kutxa Bulevar (San Sebastián)
2009 “De boca a oca”, centro KM (San Sebastián)
2008 “Paisajes imprevisibles”, Polvorín de la Ciudadela (Pamplona)

 

 

 

Volver

Es un lugar común decir que vivimos en una jaula de grillos. No digamos criticar a los políticos. Pero, ¿y si en lugar de verlos como unos seres nefastos o inútiles los viéramos entregados a su circo? Pues bien, de esta última reflexión nace Circus Mundi, la posibilidad de representar, bajo un prisma humorístico no exento de ironía, a dignatarios mundiales –o también más próximos- entregados a juegos malabares, ejercicios de funambulismo, pases de birlibirloque o de magia… Junto a ellos la inevitable orquestina, el hombre bala, el forzudo, el tragasables, los lanzadores de cuchillos, los payasos y los números de animales –con el león tragándose la cabeza de un presidente-, o de imposturas como la mujer-serpiente. Conectando con el ambiente puramente de circo, hay retratos de políticos en contextos de barracas de feria como el pim, pam, pum, el autómata adivino, o el fabricante de algodón de azúcar. Y el propio soporte, el papel, recuerda al cartelón o a las lonas pintadas que anunciaban a los fenómenos que se exhibían en las barracas. Por no mencionar que la exposición conecta con la pintura clásica forzada –prácticamente- a retratar a los reyes y a la nobleza. Claro que aquí se muestran de otra manera, tal vez un poco más a lo siglo XXI por la manera en que se hace y por la técnica utilizada, próxima al cartelismo, es decir, a la calle.

Obras expuestas Bajar Catálogo
Óvalo R&E

Exposición Arte Javier Mina 2016